Por qué invertir en diseño

En Senso Unico comprendemos que es hora de que el diseño sea entendido como una inversión y no como un gasto. A pesar del potencial impacto positivo en las finanzas de las pequeñas y medianas empresas el diseño suele ser relegado al último lugar en las prioridades incluso de incipientes startups y nuevos proyectos. No obstante el diseño como herramienta es crucial para el éxito de cualquier campaña que una empresa proyecte a futuro. Por eso la apuesta a una identidad de marca fuerte y reconocible y a un discurso de identidad son clave para que cualquier esfuerzo publicitario rinda los frutos que se esperan.

El diseño comunica la marca.

El objetivo de una campaña de publicidad ya sea en medios impresos o digitales es llevar al cliente hacia el producto o servicio ofrecido. Pero uno de los elementos criticos en este simple proceso y que lleva a concretar una compra es la confianza. Las marcas se comportan esencialmente como códigos que el consumidor utiliza para interpretar las ofertas del mercado: una determinada marca representa calidad y lujo, mientras que otra representa confort y valor. Cada pieza de publicidad o comunicación (desde un aviso a un posteo en red social) dice algo de esa marca. Si estas instancias de comunicación no cuentan con un buen diseño alineado a los valores de la marca puede ser contraproducente y minar años de desarrollo, por el contrario el buen diseño potenciará la voz de esa emrpesa con profesionalismo, calidad y logrando el posicionamiento deseado en el mercado.

El diseño aumenta la visibilidad.

Incluso la mejor campaña sólo obtendrá la atención deseada si logra separarse del resto. Debe elevarse por encima del ruido de la competencia, captando la atención del target. Dependiendo del objetivo de la campaña y el público al que desea comunicarse, el diseño podrá variar para potenciar el mensaje. ¿Es un diseño minimalista y sencillo lo ideal para su público? ¿O por el contrario lo ideal es una comunicación vistosa y colorida? Sea cual sea, el buen diseño encontrará la forma de hablarle a sus potenciales clientes logrando que su campaña no pase desapercibida.

El diseño logra conversiones.

Muchas empresas invierten en campañas online, y tienen bien en claro los números de conversiones, por ello entienden la importancia de un buen “call to action”, ese texto o llamada a la acción que busca lograr el preciado click. Pero muchas empresas desestiman el impacto que el diseño puede tener en esas conversiones. ¿Qué es lo que visualmente atrae al espectador? ¿Qué emociones genera una fotografía, un color o una composición visual? El buen diseño puede tomar el mejor concepto o copy y darle el combustible que necesita para lograr los objetivos.

El diseño refuerza el mensaje.

El buen diseño resaltará el mensaje que se desea comunicar, por ello es crucial la importancia del diseño en el branding o el diseño de marca. Ya sea en la creación de un mensaje y un tono único que evocará una respuesta en el cliente, como también en la definición de las lineas con las que deberán alinearse los mensajes de la marca, el diseño potenciará al emisor y mejorará la recepción de ese mensaje en el público adecuado.

El diseño va más allá de la estética.

A menudo se toma al diseño como solución a cuestiones de estética visual, como una formalidad superflua de la que las marcas pueden darse el lujo de prescindir. Por el contrario, el diseño es tal vez la herramienta más importante para cualquier empresa, ya sea una startup que debe comunicar al mundo su nueva propuesta, una PYME que debe mantener y hacer crecer sus ventas o una multinacional que debe controlar su comunicación en cualquier parte del globo. El diseño, por su capacidad proyectual será clave para visualizar la realidad potenciada de estas empresas, y diagramar los lineamientos de cada comunicacion de manera que todos los mensajes emitidos, desde un post de red social hasta una campaña impresa, potencien los principios de la marca siempre en pos del crecimiento.